Una injusticia que estamos a tiempo de evitar

Una injusticia que estamos a tiempo de
evitar

Este pasado viernes se ha vivido uno de esos momentos que debemos todos hacer el
esfuerzo de no olvidar. Representantes de asociaciones de productores, de todos los
sectores y que representan a alrededor de 13.000 agricultores y ganaderos de las islas,
han elevado su voz contra el anuncio hecho público hace unos días de un posible recorte
del 3,9% en las ayudas que llegan del Programa Comunitario de Apoyo a las
Producciones Agrarias de Canarias (Posei).
Esta reducción también afectaría al llamado segundo pilar de la Política Agraria Común
(PAC) europea, la que coadyuva a la transformación de las estructuras agrarias,
modernización, incorporación de jóvenes, social y ambiental de las zonas rurales, y que
es clave del cambio que está viviendo la agricultura y la ganadería de las islas que no
podemos interrumpir ahora.
Estas ayudas son fruto de años de diálogo, de lucha de nuestros predecesores para hacer
comprender a la Unión Europea que las regiones ultraperiféricas deben tener un
tratamiento diferenciado porque no pueden competir en igualdad de condiciones en un
mercado internacional liberalizado.
Ese mensaje lo ha hecho suyo, de hecho, la propia Comisión Europea, la misma que
ahora plantea un escenario de reducción.
Canarias cuenta con un régimen diferenciado dentro de la Unión Europea, como región
ultraperiférica (RUP). ¿Cuáles son los motivos? Las regiones ultraperiféricas son el
eslabón más sensible de toda la UE y como regiones diferentes deben ser tratadas de
manera diferente. Esta línea de ayudas sirve para compensar a los productores por la
lejanía respecto al continente, su singular orografía y la fragmentación territorial.
Las producciones de las islas no pueden competir con aquellas que proceden de grandes
explotaciones o que no cumplen, como las que llegan de terceros países, las mismas
exigencias en materia social o medio ambiental que se aplica a las de aquí.
Este mensaje llevamos desde el Gobierno de Canarias dos años trasladándolo en
diferentes foros europeos y estatales, tratando de hacer cumplir un compromiso que, a
día de hoy, no se ha cumplido. El compromiso de los ministros de Agricultura de
España, Francia y Portugal, acordado en enero de este año; el compromiso de la propia
Comisión Europea que reconoce que las producciones de las regiones RUP no pueden
competir en igualdad de condiciones en un escenario de libre mercado; el compromiso
de su presidente, Jean Claude Junker, quien aseguró en Guayana que “vamos a seguir
con los programas del Posei para la agricultura, no cuento con reducirlos ni corregirlos a
la baja”.

Se trata, después del anuncio realizado por la propia Comisión, de palabras vacías y que
no han ido en consonancia con lo manifestado con anterioridad por todos los
protagonistas.
Por eso, el acto de este pasado viernes tiene un mayor calado. Porque sólo con un sector
fuerte, unido y movilizado vamos a poder plantear en situación de fuerza un escenario
de crítica y expresar nuestra disconformidad, la de quienes gobernamos y la de los
13.000 mujeres y hombres, empresarios, cuyo proyecto profesional gira en torno al
campo en Canarias. Aún estamos a tiempo.

 

No hay comentarios

Añade tu comentario

Twitter widget by Rimon Habib - BuddyPress Expert Developer